domingo, 26 de enero de 2014

El evangelio abreviado




Escritor de reconocido prestigio y fama mundial, el novelista Lev Tolstoi podía haberse conformado con llevar una vida placentera, disfrutando de sus riquezas, y, si acaso, como algunos filántropos, contentarse con hacer algunas obras de caridad.

Pero, hombre de naturaleza inquieta y buscador de la verdad, descontento de sí mismo y de lo que veía a su alrededor ,sufrió una terrible crisis espiritual que le hizo encontrar en El evangelio, en el mensaje de Jesús las respuestas que buscaba en la vida, el camino para la felicidad interior.

Pero el cristianismo de Tolstoi no debe entenderse como el cristianismo de la Iglesia, el cristianismo de la inmensa mayoría de los que se etiquetan como seguidores de esa fe. Para el gran escritor ruso, la filosofía espiritual , moral y vital de Jesús de Nazaret había sido claramente tergiversada por las Instituciones religiosas que habían ocultado el verdadero mensaje que Cristo dio a sus discípulos y oyentes.

De ahí la publicación de El evangelio abreviado. Rechazando con buen tino, en nuestra humilde opinión, la milagros y la divinización que acabó sufriendo, la citada obra constituye una interpretación, subjetiva si se quiere, de lo que aparece en los Evangelios y lo que Tolstoi entendió de ellos.

Para el ruso la idea de Hijo de Dios que predicaba Jesús hacía mención a que todos los seres humanos son hijos de Dios, tienen una chispa de divinidad, la del entendimiento de la vida. Frente a la idea del Dios externo, y la de los rituales exteriores que organizan casi todas las Iglesias, a las que Tolstoi se opone, Jesús defiende que la verdadera vida es la vida del espíritu, no la de la carne, pues es de ese espíritu de donde surge el entendimiento.

Según Cristo-y Tolstoi, siguiendo a Cristo-, la vida del espíritu es la vida del bien. Sólo quien o quienes organizan su vida terrenal, su vida de la carne ,en torno a la idea del bien, del amor al prójimo, con todo lo que ello conlleva alcanzan la verdadera vida, encuentran la verdadera felicidad, frente a quienes hacen de sus vidas una carrera por satisfacer a la carne, es decir, perseguir metas personales como el éxito, el prestigio, la fama, el dinero, la voluntad de poder…Quienes siguen la vida de la carne no tienen la verdadera vida.

Es este, por tanto, un concepto muy elevado de vida que implica que Jesús, en algunas de sus ideas expresadas en los Evangelios, pese a que nunca predicara abiertamente el fin de la religión judía y observara la mayoría de sus mandamientos, tuviera como ideal una espiritualidad que no necesitara de templos, que viviera en el interior de cada hombre y que se manifestara en sus obras.

De ahí la crítica que observamos en el nuevo Testamento a los fariseos y a todos los que viven una fe superficial, una fe exterior, un seguimiento mecánico de las normas, muchas veces para ser vistos y admirados.

Para Tolstoi son cinco los mandamientos predicados por El Galileo: no jurar, no cometer adulterio, no responder al mal con el mal, no distinguir entre los hombres por nacionalidades o creencias y no ofender a nadie.

De todo esto se desprende que la ética y la forma de vida que Jesús alentaba en todo hombre incluyera repartir los bienes-de ahí el verdadero sentido del supuesto milagro del reparto de los panes y los peces-;hacer el bien a pecadores, prostitutas y personas señaladas como impías, incluyendo el día de descanso; buscar el Reino de Dios en una mismo; no mirar atrás, abandonando el pasado y sin preocuparse por el futuro, sino vivir el momento presente; la lucha contra las tentaciones, es decir evitar dejarse arrastrar por la vida de la carne, la falsa vida, la vida pasajera y temporal, frente a las buenas obras, las obras de amor, que son eternas; el servirse unos a otros; el no buscar ser el primero; el no dominar e imponerse unos sobre otros…

El mensaje que Tolstoi presenta de Jesús, es, en el fondo, el de un revolucionario pacífico y realista, que no defiende la destrucción inmediata y radical del Orden, sino la transformación interior de cada hombre, que se reconoce como Hijo de Dios, transformación que, a la larga provocaría, el nacimiento de una nueva sociedad, la del Reino de Dios en la Tierra.

Para Cristo Dios es amor, y el hombre se una a Dios a través del amor, amor que en última instancia significa dar la vida, morir por el prójimo.

Por su discurso sutilmente rupturista Jesús, según el escritor ruso, fue condenado a muerte y crucificado, pues los ortodoxos, los maestros de la Ley, o una parte de ellos, rechazaban su predicación, al igual que mucha gente del pueblo

Considerado este último Tolstoi por muchos un místico, o un loco, sus ideas, que él identifica con las de Jesús y la de otros guías morales y espirituales que dio la humanidad, a nosotros nos parecen de actualidad.

Caído el socialismo llamado pomposamente y absurdamente científico y viendo lo que es el capitalismo y cómo actúa para destruir el ser humano, las propuestas morales y vitales de Tolstoi nos pueden ser de mucha utilidad. La vida sencilla, el trabajo manual, la vida orientada al bien y a la libertad interior de cada hombre y mujer, la búsqueda de la riqueza espiritual, y la comprensión de la futilidad de convertir nuestro paso por la vida en una lucha por destacar frente a otros, por tener más dinero, más casas, más coches, mejores ligues, más sexo, más placeres, mayores niveles jerárquicos y  mayores cargos en el mundo de la servidumbre laboral son ,para nosotros, el camino para el cambio interior y exterior.

Podrá chirriar, ser motivo de chanza para las multitudes de falsos cristianos y de los seguidores del materialismo hedonista de todo signo y color, incluyendo a los laicos y anticlericales, pero sólo poniendo en el centro la vida del espíritu, en el sentido expresado por Tolstoi, Jesús y otros, encontraremos una vida con sentido y romperemos las cadenas de la esclavitud contemporánea, la de las diversas Instituciones políticas, económicas y religiosas y los objetos y placeres que éstos difunden como objetivo a alcanzar para la dicha y el bienestar.









5 comentarios:

  1. No encuentro el evangelio abreviado por internet, de manera gratuita. lo tienes?

    ResponderEliminar
  2. Este libro lo estoy buscando hace mucho tiempo y no se en donde encontrarlo, me parece que puede ser muy bueno viniendo de Tolstoi

    ResponderEliminar
  3. Este libro lo estoy buscando hace mucho tiempo y no se en donde encontrarlo, me parece que puede ser muy bueno viniendo de Tolstoi

    ResponderEliminar
  4. Este libro lo estoy buscando hace mucho tiempo y no se en donde encontrarlo, me parece que puede ser muy bueno viniendo de Tolstoi

    ResponderEliminar
  5. en el sitio ebiblioteca.org ha sido subido recientemente. Empece a leerlo hace una semana y se me hizo realmente imprescindible. Lo recomiendo!!

    ResponderEliminar